Cómo saber si tus neumáticos están gastados con un sencillo truco

Se acerca el verano, tiempo de viajes, y pronto el número de desplazamientos por carretera aumentará considerablemente. Llegado el momento de darte una escapada en coche, hay que prestar especial atención al estado de nuestro vehículo y comprobar elementos como los neumáticos para ver si están en buen estado. Nuestra seguridad en cada trayecto dependerá en gran medida de que realicemos un correcto mantenimiento de todos ellos. 

Los cuatro puntos de contacto con el asfalto de nuestro automóvil (dos en el caso de las motos) deben presentar un estado óptimo de utilización, tanto en lo que se refiere a las presiones como al dibujo de la banda de rodadura. Según un estudio, hasta dos tercios de los conductores desconocen cuál es la profundidad correcta en los neumáticos. Su funcionamiento ideal se produce entre los cuatro y ocho milímetros y, aunque la legislación apunta a un mínimo de 1,6 milímetros, los especialistas recomiendan no bajar en ningún caso de los 2 milímetros, momento en el que deberíamos plantearnos su sustitución.

Para saber que esta necesidad es ya urgente existe un método rápido y sencillo. Tan sólo necesitaremos una moneda de un euro y apenas 30 segundos para comprobarlo: introducimos el canto en el dibujo del neumático; si el borde exterior (de color latón o más amarillento) que tiene grabadas una fila de estrellas, queda totalmente oculto, el neumático estará en buenas condiciones de desgaste. Sin embargo, si el borde exterior queda total o parcialmente al descubierto, el neumático debería ser sustituido de inmediato. 

Hay que recordar que con un dibujo en malas condiciones las distancias de frenado y el riesgo de aquaplaning en caso de lluvia se incrementan de forma exponencial, además de verse penalizado el agarre del vehículo en cualquier circunstancia. Un dato esclarecedor es que, por debajo de los 1,6 milímetros obligatorios, un neumático rodando sobre mojado a 90 km/h pierde casi por completo el contacto con el asfalto, momento en el que el vehículo queda fuera de control. Así que no es mala idea coger ese euro y verificar que nuestras ruedas siguen estando en condiciones para circular con seguridad.
 
 

Volver al listado